De la plástica a la imagen, de la literatura a la palabra y del teatro al cuerpo

Colectivo-taller El Vendaval, una propuesta extensionista de la Facultad de Bellas Artes dirigida por Nicolas Bang y codirigida por Ana Contursi, que desde hace más de cinco años sostiene un trabajo en contextos de encierro.

Foto Vendaval

 

EL Vendaval es una propuesta que se enmarca en el área temática “arte y comunicación popular” y consta de talleres transdisciplinares de arte en contextos de encierro para jóvenes en conflicto penal.

Se presentó en la convocatoria ordinaria 2018 de proyectos de Extensión de la UNLP. Y es la quinta vez que ha sido seleccionada por la comisión evaluadora de Extensión, lo que permite profundizar un trabajo extensionista que se inició en 2015.

La nueva edición de 2019 continúa con la realización de micro-proyectos de producción artística, en este caso con una dinámica itinerante entre el Centro de Tránsito La Plata y el Centro de Recepción La Plata con el Museo Provincial de Bellas Artes “Emilio Pettoruti”.

Mediante el desarrollo de talleres en el Museo con pibes que obtienen permisos de salida y la realización de una muestra retrospectiva que se inaugurará el próximo 9 de agosto con materiales producidos en los talleres de El Vendaval desde 2015, se plantea una articulación entre lo que lxs integrantes del proyecto proponen pensar como un diálogo entre el “adentro” y el “afuera”.

Por otro lado, lxs destinatarixs de El vendaval se encuentran en una situación cotidiana de violencia, vulneración de derechos y restricciones en torno a las posibilidades de desarrollo personal y aprovechamiento de sus capacidades tanto intelectual y cognitivas como físico-prácticas.

En tal sentido, a través de la transdisciplinariedad se apunta a la asociación productiva de las técnicas, procedimientos, materiales y formas de visualidad, discursividad y construcción estética de diferentes ramas de la práctica artística (literatura-palabra, arte visual-imagen y corporalidad).

En diálogo con Extensionistas, Nicolas Bang, platea que: “actualmente somos más de 10 participantes de distintos claustros los que sostenemos la cotidianidad de los talleres que realizamos para el proyecto. Algunos puntualmente hacen campo, y otros ayudamos con cuestiones de planificación e informes de los contenidos de los talleres”. Y agrega: “En este tipo de iniciativas extensionistas se les propone a lxs estudiantes la posibilidad de llevar adelante un proceso pedagógico en espacios no formales, y esto es un gran aporte, ya que muchos de los saberes que van adquiriendo en la carrera se dan en ámbitos formales”.

Por su parte, Ana Contursi señala: “Uno de los principales ejes de nuestro trabajo es la transdisciplinariedad, ya que con el correr de los años nos dimos cuenta de que en realidad no nos resultaba estratégico pensarnos en el teatro, la plástica y literatura, sino que posicionarnos desde la palabra, la imagen y el cuerpo resultaba muchísimo más provechoso y desjerarquizante, menos excluyente; ya que son términos muchos más amplios y nos permiten una llegada con lxs pibes mucho más horizontal”.

También resalta que: “es importante destacar que este año es la primera vez que se dan dos talleres en simultáneo y en uno de ellos la coordinación ha quedado a cargo de estudiantes y graduadas que se han formado dentro del proyecto en relación a este contexto de trabajo específico. Lucía Álvarez, Lucila Ortega, Delfina Esquenazi y Luisina Raciti son quienes hoy llevan adelante este desafío”.

Bang y Contursi coinciden en que la propuesta rompe con el modelo clásico de transmisión de saber, y lo plantean en términos de la construcción de un saber conjunto entre lxs talleristas y lxs participantes. Lo que se genera a través de una dedicación y un esfuerzo importante para sostener estas actividades en un contexto muy difícil en términos de dinámicas institucionales y de financiamiento.

Actualizado el: 2019-09-10