Logo Extensionistas
Logo UNLP
Contacto
|
Trabajo agrícola y condiciones de salud
Una falsa antinomia: trabajar para vivir o estar sano para trabajar.
Trabajo agrícola y condiciones de salud

Este proyecto se originó en la demanda de organizaciones sociales de la localidad de Arana, preocupadas por las enfermedades recurrentes que afectan a los trabajadores rurales.

Mediante talleres de capacitación, jornadas de salud rural y asambleas de trabajadores, se buscó favorecer el ejercicio del derecho a la salud de una población vulnerable y estigmatizada por la triple condición de migrante, precarizada y pobre.

Simultáneamente el equipo trabajó en el fortalecimiento del proceso de enseñanza- aprendizaje mediante dispositivos de formación como tutorías y grupos de reflexión sobre la temática. Y entonces se estimuló el abordaje de situaciones desde un enfoque interdisciplinario e intersectorial. La puesta en discusión de saberes, tanto de extensionistas como destinatarios, permitió modificar representaciones y prácticas en ambos campos del saber.

Finalmente, se trabajó en la producción de nuevos saberes que tuvieron como objetivo la formulación e implementación de políticas públicas que transformen las condiciones de salud que afectan negativamente a los habitantes de la zona.
El equipo sostiene que la salud depende, entre otros factores, de las condiciones de trabajo, vivienda y medio ambiente. Las investigaciones en salud pública son concluyentes en afirmar que la desigualdad produce que los sujetos sanen, enfermen o mueran de un modo similarmente desigual a como están distribuidos los recursos en la sociedad.

El proyecto pertenece al área de Salud, fue ejecutado desde la Facultad de Trabajo Social y también participaron la Facultad de Ciencias Exactas, la Facultad de Cs. Médicas, la Facultad de de Humanidades y Ciencias de la Educación y la
Facultad de Psicología.

El proyecto se desarrolló con trabajadores frutihortícolas de la localidad de Arana, perteneciente a la Ciudad de La Plata, en su mayoría migrantes del norte argentino y de países limítrofes, caracterizados por la falta de acceso a sus derechos básicos.

La producción frutihortícola se lleva a cabo en la periferia de la Ciudad de La Plata, a más de 10 kilómetros de la zona urbana. Esta lejanía implica que la zona no cuente con los todos los servicios indispensables para la vida, e incluso la calidad de los servicios que alcanzan la zona, es baja: no hay agua potable, gas, cloacas, recolección de residuos y el suministro eléctrico es deficiente, caracterizado por las bajas de tensión y el cableado insuficiente.

La Directora del equipo Extensionista fue Virginia Michelli; Susana Lozano fue su codirectora y Florencia Gerhard, Cintia    Nucifora y Ángela María León Peláez fueron las coordinadoras de un equipo que incluyó a 15 estudiantes.

También participaron la Asociación Civil Proyecto Productivo y Ecológico; la Cooperativa Barrios Productores LTD; la Organización María Claudia Falcone; el Centro Social Valles Calchaquíes y el Comedor La Divina Estrella. Este proyecto se basa en la necesidad de intervención sobre la problemática de salud de los trabajadores rurales y sus familias, planteada por los productores organizados en diferentes instituciones de la zona a diferentes miembros de la UNLP.

En el trascurso de 2010, la Cátedra Libre de Salud y Derechos Humanos de la Facultad de Ciencias Exactas capacitó a trabajadores de Arana en temáticas vinculadas a la salud como microorganismos patógenos y sustancias tóxicas, prevención de enfermedades, primeros auxilios y aproximaciones a los daños producidos por los agrotóxicos.

En la evaluación de la experiencia se valora el compromiso y la participación de los destinatarios en el desarrollo de la propuesta de formación. Diferentes representantes de La Agrupación María Claudia Falcone (organización co- partícipe en este proyecto y colaboradora de la cátedra) participaron de la evaluación manifestando la necesidad de profundizar la relación entre la Universidad y las organizaciones de la Comunidad haciendo eje en la salud de los trabajadores rurales como una temática de significancia para la localidad, lo que impulsó a generar un equipo interdisciplinario e intersectorial destinado a planificar una propuesta de intervención, plasmada en este proyecto.

La cuestión de salud de la zona en Arana se vincula estrechamente al trabajo rural característico de la zona, la producción fruti-hortícola, y las condiciones en las que el mismo se desarrolla.

La mayor parte de los trabajadores no están registrados, y reciben remuneración a destajo. Estas particularidades combinan la falta de acceso a derechos básicos, como lo es la necesidad de contar con obra social, aportes jubilatorios, licencias, adecuadas condiciones de trabajo, entre otros; con la dificultad objetiva de tener que decidir entre opciones que atentan contra su propia salud: trabajar para contar con recursos para sobrevivir o poder estar sano para trabajar.

Esta falsa antinomia lleva a que los trabajadores no acudan a hacerse controles médicos y desconozcan su propia situación de salud, hasta que la enfermedad instalada se presenta como un impedimento para el trabajo. El acceso tardío a los servicios de atención, deja menos margen para revertir cuadros que dejan daños muchas veces irreparables.

En este sentido, el proyecto tiene la importancia de favorecer el acceso al derecho a la salud y a la información a una población vulnerada en sus derechos fundamentales. Asimismo, permitirá consolidar un vínculo entre la Universidad y la comunidad que permita la formación conjunta en una problemática compleja que merece, para su atención, profesionales formados y comprometidos con las necesidades/derechos de la sociedad.

Actualizado el 10/05/2013 10:48
Calendario
RSS
< sep -2017 >
Eventos
DLMMJVS
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930