Logo Extensionistas
Logo UNLP
Contacto
|
Construyendo el pasado entre todos. Segunda etapa
Arqueología y Patrimonio con la comunidad de La Quebrada, valle del Cajón, provincia de Catamarca.
Construyendo el pasado entre todos. Segunda etapa

Este proyecto buscó como finalidad socializar con la comunidad de La Quebrada, Valle del Cajón, provincia de Catamarca; el producto de las investigaciones arqueológicas efectuadas en la zona, a través de una serie de actividades que generan espacios de reflexión sobre patrimonio arqueológico, pasado local y el valor de los saberes tradicionales.

María Fabiana Bugliani es la Directora y María Cristina Scattolin es la codirectora de un equipo de Extensionistas que pertenecen a la Facultad de Ciencias Naturales y Museo, Unidad Ejecutora del proyecto, y a la Facultad de Bellas Artes, y los destinatarios de la tarea extensionista fueron los pobladores de La Quebrada a través de la Escuela Rural Provincial Nº 404 de la mencionada localidad, situada en el Departamento de Santa María, Catamarca.

A unos 2 Km. de allí se emplazan los sitios arqueológicos Cardonal y Bordo Marcial, dos aldeas prehispánicas en las cuales éste equipo extensionista desarrolla proyectos de investigación arqueológica desde hace más de 10 años (Scattolin et al. 2007 y Scattolin et al. 2009a y b). Asimismo más de una veintena de sitios arqueológicos han sido detectados y relevados en el área circundante.

Para acceder a La Quebrada es necesario realizar un recorrido de aproximadamente 3 horas y media, viajando en vehículo apto para todo terreno. Desde la ciudad más próxima, Santa María, hay que tomar la ruta 40 y transitar unos 35 Km. hacia el sur, luego tomar hacia el noroeste un camino de ripio hacia La Hoyada y en el cruce de este camino con el río Totoral desviarse hacia el oeste otros 30 Km. hasta el paraje La Quebrada, accediendo por caminos vecinales y utilizando el propio cauce del río.

A la escuela de modalidad multigrado asisten niños de entre 6 y 15 años, algunos de los cuales deben recorrer trayectos de hasta dos horas para llegar a clase. Se trata de una comunidad pequeña, conformada por unas 30 familias, dedicadas a la cría de cabras, ovejas y vacas y el trabajo en pequeñas fincas para la producción de forrajes, como la alfalfa y el cultivo de maíz, tubérculos y otros productos para consumo doméstico.

A través de la realización de talleres con los alumnos de la escuela y con el resto de la población adulta, se desarrollaron distintas actividades que promueven la discusión y la producción; se busca abrir un espacio de divulgación e intercambio de conocimientos con una población que permanece en gran medida aislada geográficamente y alejada de las fuentes y medios de comunicación y educación.

El equipo extensionista buscó reconstruir con la comunidad la historia de quienes vivieron en esos territorios desde hace 6000 años, revalorizando este paisaje, sus sitios y materiales arqueológicos a través del concepto de patrimonio. Asimismo, se planteó el objetivo de que la comunidad pudiera tener un manejo responsable de los bienes arqueológicos, su cuidado y salvaguarda, que se apropiara del conocimiento producido en el marco científico de las investigaciones arqueológicas y que se fomentara la circulación de saberes tradicionales e historia oral de la comunidad.

La relevancia del proyecto reside en el aporte que significa poner al alcance de la comunidad los resultados de las investigaciones que desde el ámbito académico se vienen desarrollando en su localidad, democratizando de esta manera los conocimientos logrados y contribuyendo al desarrollo social de esta población. La comunidad destinataria se encuentra en una situación aislada desde varios aspectos. Se halla a más de tres horas de la ciudad más cercana y al doble de los centros urbanos capitalinos, con vías de acceso rudimentarias que permanecen totalmente cortadas por las lluvias en algunas épocas del año. Carece de servicios eléctricos, sistemas y medios de comunicación, no cuenta con señal de telefonía, ni con otro sistema de radio o antena.

Las características mencionadas anteriormente hacen que el acceso a la información y educación se produzca casi exclusivamente a través de la escuela y sin la posibilidad de alcanzar ámbitos de formación alternativos. La educación formal a nivel local está cubierta sólo hasta 9º año por la Escuela de Educación General Básica a la que asisten anualmente unos 15 alumnos. Esta institución y la capilla vecina son los dos únicos ámbitos que poseen recientemente generadores de energía propios.

Nuestro equipo de investigación desarrolla desde hace 8 años, de manera sistemática trabajos de investigación arqueológica en la zona. Así hemos reconocido una ocupación humana por más de 6 mil años durante los cuales, diferentes sociedades han construido el paisaje de manera continua en la región (Scattolin 2009a y b).

Los Extensionistas se plantearon entre sus objetivos Generar recursos didácticos específicos para ser utilizados en el desarrollo de jornadas-taller a realizarse en la localidad de La Quebrada; Realizar jornadas-taller dirigidas a la comunidad adulta de La Quebrada y a los alumnos de la Escuela 404 en particular; Acercar a la comunidad el conocimiento generado a partir de la investigación arqueológica en curso; Asesorar a la comunidad sobre el manejo responsable de los bienes arqueológicos, su cuidado y salvaguarda; Discutir y construir con la comunidad nociones diversas sobre patrimonio local, pasado y saberes tradicionales.

Y también  la Generación de un espacio de enseñanza-aprendizaje diferente para los alumnos de la escuela, donde puedan construir y apropiarse de conocimientos sobre los pueblos originarios, diferentes sociedades y su relación con el medio y prácticas propias de la comunidad donde habitan; la Producción de un ámbito de discusión y reflexión para los habitantes adultos de La Quebrada, donde puedan apropiarse del conocimiento generado por la investigación arqueológica en el área donde viven; la Promoción del debate sobre la importancia del patrimonio arqueológico, su protección y cuidado y la Recuperación de saberes tradicionales e historia oral de la comunidad local, entre otros.

A lo largo de las estadías en la zona hemos entablado diferentes lazos con los pobladores quienes se han mostrado muy interesados en nuestros avances, colaborando con nosotros y participando de algunos de nuestros trabajos de campo. Esto ha generado una demanda de circulación del conocimiento arqueológico que se viene originando en la zona y la necesidad de establecer espacios de divulgación de nuestros avances para compartir con la comunidad un conocimiento que de otra manera, a pesar de generarse alrededor de su cotidianeidad, les continúa siendo ajeno.

Actualizado el 19/03/2013 11:23
Calendario
RSS
< nov -2017 >
Eventos
DLMMJVS
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930